Contaminación minera en Río Moche: cultivos destruidos y salud de pobladores en peligro - El Errante

Últimas noticias

Post Top Ad

elerrante.pe

Post Top Ad

elerrante.pe

miércoles, 18 de agosto de 2021

Contaminación minera en Río Moche: cultivos destruidos y salud de pobladores en peligro

Aguas del Río Moche tienen un color naranja

Desde que, en 2017, la Compañía Minera Quiruvilca abandonara los trabajos en la planta de Quiruvilca (La Libertad) y dejara al intemperie el lugar sin realizar el cierre de minas, los relaves han llegado, con mayor influencia, al río Constancia y desembocado en todo el río Moche, lo cual lo convierte en uno de las más contaminados del Perú.


El río Moche, con 102 kilómetros de longitud, atraviesa 17 distritos de cuatro provincias de toda la región. Según un informe del Gobierno Regional de La Libertad (GRLL) de 2020, basado en los estudios de la Autoridad Nacional del Agua (ANA), se tiene registro de la presencia de metales pesados, pH ácido, así como aguas residuales, que afectan la agricultura y ponen en riesgo la salud de la población.


Ante ello, en diciembre del 2020, el Ejecutivo realizó una declaratoria de emergencia a los territorios aledaños por la contaminación; sin embargo, tras cuatro prórrogas de esta medida la última se vence en setiembre de este año no se han dado acciones concretas.


“Cualquier producto que sembramos en el surco, como se hacía antes, el agua lo quema, lo seca. El agua tiene mucha acidez. Hace 8 o 10 años atrás, sembrábamos y no abonábamos. (Hoy) si no abonas dos veces, no te va a producir; si lo abonas una vez, te produce a medias. La acidez que tiene el agua está maltratando la tierra”, contó Rocío Argomedo Luis, agricultora y presidenta del Comité de Defensa de los Intereses del Distrito de Poroto, a El Errante.


Pedro Carranza, agricultor desde 1968, refirió a este medio que la producción no le genera ganancias“La vez pasada perdí plata. En esa chacra tengo 5.000 soles y apenas me ha dado 1.000 soles, ni para solventar el abono (...) El agricultor mantiene a mucha gente. La plata no se va a poder comer, si no sembramos no abastecemos a los mercados”, dijo.


El Informe de estimación del riesgo por peligro inminente ante la contaminación de las aguas superficiales del río Moche del GRLL estima pérdidas de 100 millones de soles por campaña agrícola. Además, del riesgo en que se encuentra cerca de 17.000 hectáreas de cultivo por culpa de los relaves mineros y otros contaminantes.


A raíz de ello, el titular del Comité Multisectorial en Defensa del Río Moche, Pablo Haro, enfatizó al diario que el Estado se ha visto también impedido de realizar trabajos para la remediación del río en el principal punto contaminante: la bocamina, puesto que es una propiedad privada y así esté abandonada no se puede ingresar. 


Por su parte, el vicepresidente de este grupo de trabajo, Alan Cisneros, calculó que cerca del 70% de lo que siembra no sobrevive, dado que los cultivos son regados con estas aguas.


Río con arsénico, plomo y pH ácido

El punto más crítico del río Moche es el ubicado en el distrito de Shorey, distrito de Quiruvilca, señalado como el epicentro de la actividad minera y en donde se reporta la presencia de elementos químicos como el arsénico, cadmio, cobalto, cobre, manganeso, plomo, zinc, aluminio y hierro. 


Solo por citar algunos ejemplos se encontró que los valores de arsénico (5,138 miligramos/litro) son cinco veces mayores que el máximo permitido (0,1 mg/l). Se advirtió, además, que los valores de manganeso alcanzaron los 41,43 mg/l cuando el límite es 0,2 mg/l. 


O que la concentración de cobre llegó hasta los 21,51 mg/l cuando lo deseable es que no supere 0,2 mg/l (riego de vegetales) y 0,5 mg/l (bebida de animales). O que el nivel de plomo permitido es de 0,05 mg/l, pero en este punto del río Moche las aguas superficiales presentan valores de 0,19 mg/l.


Por otro lado, el nivel de pH previsto para esta categoría oscila entre 6,5 y 8,5 mg/l; sin embargo, el valor se encuentra muy por debajo (2,3 mg/l) de este rango, lo cual determina un pH ácido.


Para el ingeniero metalúrgico y doctor en Medio Ambiente, Martín Taboada Neira, se puede afirmar que esta agua no es apta para los fines que rige su categorización de "uso para riego y bebida de animales", de acuerdo a la Resolución Jefatural n.° 202-2010-ANA, que clasificó a este río en la categoría 3 de los estándares de calidad ambiental.


Urgen análisis de sangre

En tanto, Haro reconoció la necesidad de realizar estudios de metales pesados en la sangre de los moradores, ya que estos afirman ingerir el agua por filtraciones o directamente de mangueras.


La ingesta de estos se asocia con la afectación del sistema nervioso, daños hepáticos, enfermedades vasculares, afección del tracto respiratorio, aparición de distintos tipos de cáncer, entre otros. Sin embargo, ante la falta de evidencia científica, Taboada Neira habló de la cadena trófica. 


"A lo mucho se puede decir que los animales que beben esa agua, puede bioacumularse en ellos y sigue lo que se llama la cadena trófica. Eso quiere decir que cuando los animales sirven de alimento para los seres humanos (...), también se vuelven receptores de plomo, por ejemplo", sentenció el especialista. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Déjanos tu opinión sobre el tema

Post Top Ad

elerrante.pe